https://medium.com/@louischew/...No se habla mucho del miedo al fracaso, pero es algo muy real.

La mayoría crecimos en "culturas de perfección" donde solo el éxito puro e inmaculado será suficiente. Para conservar su reputación como un "triunfador", debe llegar a cada meta y nunca, nunca cometer un error visible.

Por esa misma razón, les compartimos un modelo alternativo a ese modo de vida.

Beta permanente

En el mundo de la tecnología, hay pocos más conectados y activos que Reid Hoffman.

Habiendo sido vicepresidente ejecutivo de Paypal y cofundador de LinkedIn, Hoffman tiene una idea de cómo podemos superar nuestro miedo al fracaso. En su libro, The Startup of You , Reid Hoffman insta a las personas a estar en un estado de "beta permanente".

Este Beta, se refiere a una etapa de desarrollo en la que el producto se prueba mediante la experimentación y el uso constantes. Durante esta etapa, un producto imperfecto se entrega a un grupo selecto de "Testeadores" para recibir comentarios. De esta manera, los errores (o problemas con ciertas características) pueden aparecer y solucionarse rápidamente. Solo después de que se resuelven la mayoría de los errores, el producto final se lanza para uso general y se considera completo.

“No he fallado, solo acabo de encontrar 10.000 formas de no hacerlo". - Thomas Edison

Cuando nos acercamos a la vida en el marco de la beta permanente, el fracaso no es algo que debamos evitar. Más bien, es parte del proceso. Cada falla y contratiempo durante este período de beta es una retroalimentación inmediata de lo que funciona y lo que no. No hay nada que temer acerca del fracaso porque no es una acusación sobre nuestra capacidad y potencial, es simplemente una evaluación de nuestro progreso.

No es fácil descartar la seguridad de la perfección. Hacerlo nos abre a la crítica y al rechazo. Sin embargo, este intercambio aparentemente desequilibrado es otro intercambio de dolor a corto plazo por ganancias a largo plazo.

Aprenderemos más en un año viviendo en situación de vulnerabilidad que en diez años viviendo con cautela.

Las mejores empresas emergentes a menudo lanzan su producto, aunque sea imperfecto, para que las pruebas beta mejoren rápidamente. Incluso entonces, el desarrollo tarda mucho más de lo esperado.
Gmail, por ejemplo, se lanzó en 2004 pero solo salió de la versión beta oficial en 2009, a pesar de que millones de personas ya lo estaban usando.

Si Google puede pasar cinco años experimentando un producto que constituye de cero a un porcentaje insignificante de sus ingresos, puede pasar toda su vida experimentando en algo mucho más importante: usted.

“Estamos más alerta cuando estamos en peligro de fallar. El mayor crecimiento proviene de estar alerta, asustado y esforzado ". - Dan Sullivan

Un experimento de aprendizaje

Fracasar significa hacer un trabajo que no es perfecto. Su objetivo no es producir la Mona Lisa; más bien, solo desea enviar un producto viable mínimo y comenzar. No tienes miedo de fracasar porque sabes que no es tu obra maestra , hay más para ti que eso.

Empiece con un proyecto que le permita explorar algo que normalmente no haría. Tampoco es un cambio radical, que le permite mantener su interés sin sentirse abrumado por preocupaciones prácticas. Más allá de las habilidades que aprenda, también superará el miedo al fracaso, ya que será arrojado al fondo de la piscina. Eventualmente aprenderá a flotar en el agua con su lucha constante.

Puedes escribir para documentar los desafíos que enfrento. Puedo llevar un diario de mi aprendizaje y crecimiento personal con el propósito de permitirme crear algo que es único para mí y me ayuda a crecer forzándome a salir de mi zona de confort. Más importante aún, es un acto de creación y creación de un hábito.

Trabajo en progreso (Work In Progress)

Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon, concluye cada carta anual a los accionistas recordando a los lectores, como hizo en su primera carta anual en 1997, que “todavía es el día 1” de Internet y de Amazon.com.

En la misma línea, todos deberíamos permitirnos ser un "trabajo en progreso." Mantenerse en beta permanente lo obliga a reconocer que tiene errores, que siempre hay algo que aprender , que deberá adaptarse y evolucionar. Es un compromiso de por vida con el continuo crecimiento personal y profesional.

Para los emprendedores, “terminado” es una palabra prohibida, porque saben que las grandes empresas siempre están evolucionando. “Terminado” debería ser una palabra prohibida para todos nosotros. Porque cuando se trata de la vida, todos somos obras en progreso.

Puedes descargar el "Manifiesto de la productividad" y también revisar el blog de Laura Rosillo

Artículo adaptado y traducido de @louischew de Medium.com por Oliver Zamora