Innovador es el nuevo paso que han dado tres emprendedores de la U. Mayor, quienes ya habían creado un monitor para medir la concentración de CO2 en el ambiente (ver nota anterior AQUÍ), pero que esta semana fue lanzado al mercado con nuevas características.

Se trata de un upgrade que hace de este medidor de dióxido de carbono un dispositivo más versátil y funcional a los tiempos de la pandemia, puesto que ahora contará con una plataforma online que permitirá revisar en vivo mediciones sobre dióxido de carbono, temperatura y humedad en espacios cerrados.

Si hasta hace dos semanas el medidor de CO2 emitía sonidos al momento de medir y advertir sobre la tasa de compuestos volátiles orgánicos en el ambiente, ahora se encarga de enviar información sobre la calidad del aire a cualquier dispositivo que pueda conectarse a internet, mostrando la calidad de este en diferentes zonas y su evolución en vivo.

Respecto de este upgrade, Vicente Oliva, egresado de Ingeniería Civil Electrónica U. Mayor y quien es parte del equipo desarrollador junto a Ignacio Guerra (Ingeniería Civil Electrónica) y Antonio Banda (Ingeniería Comercial), comenta: “Además de hacer el dispositivo más pequeño, decidimos agregar esta plataforma porque fue una necesidad que detectamos testeando con nuestros clientes. Por ejemplo, alguien que tiene sucursales de Arica a Punta Arenas la única manera de tener control sobre la calidad del aire sería preguntar sucursal por sucursal. Con esta mejoría se pueden monitorear diferentes espacios de una oficina, independiente de su ubicación”.

Desde el equipo también detallan que la plataforma, que cuenta con sus servidores alojados en Amazon, reporta la calidad del aire cada 20 segundos, mientras que las muestras de este son tomadas cada 2 segundos. “Si las mediciones de CO2 sobrepasan las 700 partes por millón (ppm), el sensor en el dispositivo de la plataforma se ve de color amarillo, pero si el CO2 está sobre los 1.000 ppm, se ve rojo”, explican.

Emprendimiento con responsabilidad social

Pese a que el dispositivo ya se encuentra circulando en el mercado, Oliva y el equipo no renuncian a seguir buscando otras upgrades: “Estamos trabajando también para que cuando los niveles de CO2 estén subiendo, puedan ser filtrados. Ese es el paso siguiente, poder limpiar el ambiente en donde estén instalados los dispositivos”.

Por último, los emprendedores además de ir tomando contacto con clientes, señalan que se encuentra actualmente participando de una iniciativa junto a la ONG América Solidaria a través de la cual firmaron un contrato para: “Donar porcentajes de todos nuestros servicios para que niños vulnerables tenga acceso a recursos tecnológicos, permitiendo que puedan volver a retomar sus estudios”.