Una idea que terminó siendo una innovación aplicable en diferentes contextos: presencial, remoto y Hyflex”, así califica la Dra. Paula Vizoso, directora del Núcleo de Ciencias Biológicas, la creación de los 200 soportes fabricados por Protolab para los microscopios presentes en los laboratorios de las sedes Santiago y Temuco.

El desarrollo de este soporte permite que los estudiantes puedan usar sus smartphones como pantallas, pudiendo a través de ellas analizar las muestras.

Y a pesar que la idea nació como una necesidad para disminuir el riesgo de contagio por Covid-19, el segundo prototipo finalizado este marzo, permite que cada alumno pueda transmitir lo que está observando en el microscopio y compartirlo con otros estudiantes, ya sea que estén de manera presencial o de forma remota, siendo un total complemento para el modelo Hyflex.

Así, 150 unidades fueron destinadas a la sede Santiago y otras 50 a la sede Temuco, por lo que cada una de las salas en donde se desarrolla Hyflex en ambas sedes, están equipadas con estos adaptadores para este año académico 2021.

Uso adicional para Hyflex

De acuerdo a la Dra. Vizoso, también presidenta del Comité de Bioética y Bioseguridad, cuando se propuso el retorno presencial de los alumnos en octubre del año pasado, vieron la necesidad de tener un protocolo de sanitización para los microscopios.

“Los alumnos deben acercar su ojo a estos elementos de precisión, por lo que debíamos higienizar el ocular cada vez que fueran usados. Sin embargo, esto no sólo era un riesgo para los alumnos, sino también afectaba la vida útil del microscopio”, dijo la directora.

Fue así como llegó hasta Protolab, para concretar el desarrollo de un adaptador eficiente y que disminuyera el riesgo de contagio.

Luis Palominos, coordinador de Protolab, explicó que en este trabajo colaborativo crearon un modelo de fácil reproducción y escalable en poco tiempo, por lo que lograron fabricar y entregar las 200 unidades para el inicio del año académico.

“Si bien es un pequeño aporte, da cuenta de las rápidas acciones que podemos desarrollar coordinándonos con otras unidades de la U. Mayor, para mejorar la experiencia de nuestros estudiantes en estas instancias que nos piden mantener normas de cuidado. Estamos dispuestos a apoyar cualquier tipo de iniciativa”, indicó Palominos, quien añadió que se han realizado dos versiones del prototipo del adaptador, y en esta última se mejoraron los soportes para diferentes modelos de smartphones con el fin de facilitar el manejo de éstos.

Asimismo, encontraron un uso adicional al soporte en el desarrollo del pilotaje de Hyflex, pues al compartir lo observado en el microscopio a Blackboard, el docente también puede contestar dudas relacionadas a cada una de las diferentes las muestras, tanto a los alumnos que estén en sala o desde casa sincrónicamente.

Así, esta colaboración interdisciplinaria tuvo un impacto en las dinámicas del laboratorio para usar los soportes de manera más activa.

“Es un aporte impresionante. Esta innovación se tradujo en cambios en las metodologías educativas a implementar en laboratorio, porque la dinámica cambió, favoreciendo la comunicación docente-alumno, lo que ha sido una muy buena experiencia para los estudiantes”, acota la doctora.

Fuente: Diario Mayor