Después de semanas de trabajo al interior de la unidad Protolab, en el campus El Claustro, la Universidad Mayor formalizó este viernes 24 la entrega de 2.000 escudos faciales para funcionarios del Hospital Félix Bulnes, en el contexto de la emergencia sanitaria por el Covid-19. En esta ocasión se entregó la primera partida de 500 unidades y en los próximos días se completará el saldo restante.

Estos protectores tienen la particularidad de que fueron impresos en 3D por la unidad Protolab de la Dirección de Emprendimiento de nuestra casa de estudios -laboratorio liderado por Luis Palominos-, sumándose a la tendencia mundial de generar innovación para entregar soluciones a los principales problemas derivados de la pandemia.

De esta forma, miles de profesionales y administrativos de este recinto se verán beneficiados con los escudos, cuyo propósito es brindarles protección para prevenir eventuales contagios.

“Hoy más que nunca es importante estar cerca del sector de la Salud, que está brindando sus servicios para enfrentar esta pandemia. Para nosotros es vital estar muy cerca y contribuir como institución -nuestros estudiantes, académicos y colaboradores-, en todo lo que podamos durante este proceso que ha sido complejo para todos y que creemos que en conjunto podemos superar”, manifestó el Vicerrector de Desarrollo y Gestión, Mario Herane.

La autoridad universitaria detalló que desde hace un mes que el plantel viene conversando con algunos de sus campus clínicos, entre ellos el Félix Bulnes, los cuales han manifestado ciertas necesidades por la emergencia.

“En este centro de salud, puntualmente, se dio la posibilidad de elaborar estos protectores faciales que son tan importantes para los equipos. En ese sentido, hemos armado un plan para poder proveer al Félix Bulnes y a otros centros hospitalarios en Santiago y Temuco con este tipo de equipamiento”, comentó Herane.

A la ceremonia de entrega asistieron el Decano de la Facultad de Ciencias, Dr. Enrique Paris; el Director de Emprendimiento, Ismael Espinoza, y la Directora del Hospital Félix Bulnes, Dra. Ana María Moroni.

El Decano Paris, en tanto, consideró que estos dispositivos son de “gran ayuda” y un “gesto de cariño” por parte de la Universidad hacia el recinto, pues recordó que los asistentes de la salud “están en la ‘primera línea’ defendiendo a mucha gente de este ataque que está sufriendo el mundo entero”.

“El hospital ya se encuentra atendiendo pacientes con Covid-19, por lo que recibieron nuestra donación con gran emoción y mucho agradecimiento, y esto refuerza nuestra colaboración mutua con el Hospital Félix Bulnes”, afirmó.

La Dra. Ana María Moroni, en tanto, manifestó todo su agradecimiento a la Universidad y destacó la larga relación que guardan ambas instituciones en pos de la salud.

“Esta iniciativa nació en una mañana de domingo en que pensé que estaba soñando. Creo que ha sido el complemento real de lo que somos como Universidad Mayor y Hospital Félix Bulnes: una relación de muchos años, de un compromiso por la salud de nuestros pacientes y de nuestros funcionarios”, sostuvo.

La Directora señaló, además, que “en este minuto, para nosotros ha sido primordial contar con ustedes con este gran elemento que son las máscaras faciales, y que van a llegar a alrededor de 2.000 funcionarios, porque nuestra idea es entregar una a cada uno, y que cada uno tenga el cuidado y respeto por este equipamiento”.

Mientras, el Director Ismael Espinoza remarcó que esta iniciativa va en línea con la misión de Protolab, que es generar innovación transversal que beneficie a distintos ámbitos de la sociedad y permita proporcionar soluciones a problemáticas actuales.

“Para nosotros, como equipo, es un gran desafío y un gran orgullo que hayamos podido ser capaces de sacar adelante este proyecto, y que también en paralelo estemos mirando otras alternativas, porque aquí la idea no es producir por producir lo que están produciendo los demás, sino que también planteemos otras opciones de solución a las problemáticas que ya se están enfrentando”, expresó.

Finalmente, el Decano Paris anunció que, junto con un respirador artificial, la Universidad se encuentra trabajando en un nuevo proyecto con el que esperan llegar a los centros hospitalarios: un filtro especial para cirujanos que deben practicar laparoscopías, para así protegerlos de posibles fuentes de transporte del virus.